Serie ¿Qué fue de...? La Chica de Ipanema.

En esta nueva sección y dentro del apartado de teatro, música y misceláneas, trataremos la canción y el mito en torno a La Chica de Ipanema, además de ciertos detalles no-ficticios de esta persona de carne y hueso.
La Chica de Ipanema era una ex actriz y ex modelo brasileña que nunca quiso alcanzar la fama plena por miedo al fenómeno fan exacerbado, por una parte y, por otra, para poder seguir frecuentando las hermosas playas de su Brasil natal sin ser molestada por periodistas y admiradores (muchos de ellos, sobre todo hombres, muy extraños, excitados y molestos).
Después de recibir varios premios como cantante, actriz y modelo, trabajó en la televisión local y extranjera pero siempre bajo el pseudónimo de Mela Bartea. Conoció a Sofia Loren en Italia, la cual la guió y alentó para que pudiera actuar sin llamar la atención. El daño ya estaba hecho, pues la canción era todo un éxito, pero los autores no sabían exactamente quién era aquella belleza menor de 20 años que paseaba por las playas, con ropa sedosa, una pamela, un bolso de mimbre y que conducía los primeros descapotables ya a finales de los 60 en Río de Janeiro, Copacabana y  Brasilia, una ciudad que la tenía completamente enamorada y en la que dicen los rumores que se refugió durante años con sus amantes para desviar la atención de las revistas más famosas de la época.
En los 60 y 70, siguieron tras su pista, pero Mela Bartea cambiaba de look, de formas y apenas era reconocible.
Mela o Pamela sólo se dejó conocer ante sus mejores fans, su mentor y ante sus pocos pero cuidados amigos. Así, llegó hasta los inicios de los 80 y tuvo una hija y un hijo con un millonario argentino de renombre. Estos, salieron mucho más hermosos que sus padres y se dedicaron a la publicidad y al arte de lleno.
No sabemos con certeza si la Chica de Ipanema sigue viva o no, pero sí que legó a su familia varios libros inéditos e incunables sobre su verdadera biografía, vida y viajes que aún no han sido publicados, a la espera tal vez del permiso de su cónyuge, que sí sigue vivo con total seguridad. Si la familia perdiera su fortuna, estos volúmenes se publicarían por cualquier medio para salvaguardar la sencilla vida de sus hijos. Ambos, trabajan también para causas no gubernamentales como Greenpeace, Amnistía Internacional, Médicos Sin Fronteras y, sobre todo para Cruz Roja Internacional.

Entradas populares de este blog

El Decamerón de Boccaccio más alegre. Diferencias con Chaucer.

POESÍA: CLOTILDE ROMÁN, POETA DE TODOS.

No Cantes Victoria.