14 de agosto de 2014

La niña Arga Masa.

Hace muchos, muchísimos años, antes de que la Historia muy antigua se llamase Prehistoria, y cuando los continentes y los mares eran distintos a los de ahora, existió en el planeta Tierra una niña llamada Arga de nombre y Masa de apellido. Sus amigos la conocían por Argamasa porque así recordaban ese bonito nombre más fácilmente.
Argamasa vivía donde ahora está el mar profundo, muy cerca de las Islas Canarias, aunque en aquellos tiempos tan remotos, no se sabe bien cómo era el lugar donde vivía. Había plantas más exuberantes y grandes, más animalitos y agua que ahora. También había más frío.
Los padres de Arga se llamaban, en el lenguaje de aquellos tiempos, Cose y Dora. Se dedicaban a coser y crear materiales y ropa para las personas, las cuales eran algo distintas a las de ahora. Como había muchos restos vegetales de las plantas que caían y de animales que morían y dejaban su piel como si fuera un forro, podían unir trozos y hacer hasta grandes impermeables para los largos días de lluvia.
Los padres de Arga eran muy buenos y complacientes, pero un día, la pequeña Arga se enfadó con ellos porque ella no quería ser tejedora de los quinientos trajes por minuto como sus padres. Ella quería ser pintora de murales sobre piedra como su vecina Troca.
Ese día, Arga estaba tan triste que se alejó de las casas modernas (que así se llamaban) y se fue a la zona donde solía haber algunos buscatesoros. Estaba tan triste que ni se había lavado el pelo con jugo de algas marinas del olvido que tenía. Arga se escondió de una repentina lluvia y de unos rayos fuertes en una cueva y sin querer, tropezó con un cuerno enorme que jamás había visto ni ella ni nadie.
A los dos días (y un día para Arga -la tierra giraba más despacio en ese entonces y la gente no se mareaba tanto como ahora-) la niña se lo contó a un amigo suyo llamado Gala de nombre y Xío de apellido (aunque todos lo llamaban Galaxio). Galaxio se dirigió con Argamasa por un lago de aguas termales con olor a minerales en donde se solían bañar en las zonas más frías casi todos los días. Tomaron una balsa redonda que era una semilla de una especie de coco de la época y remaron hasta el lugar del cuerno. Con la misma pala, Galaxio movió la tierra que estaba muy fría. Su amiga lo ayudó y empezaron a ver unos huesos. Como se asustaron, llamaron a los cazatesoros,  que sin musitar palabra, desenterraron todo el resto de huesos. Habían encontrado a un dinosaurio, pero en aquella época se supone que los primitivos de antes de la Prehistoria no existían, y menos aún podían encontrar a un dinosaurio mediano enterrado en una cueva. Tampoco era posible que los hombres y mujeres aquellos le regalasen a los niños cosas muy valiosas y que les hiciesen fiestas, porque entonces la Historia de hoy en día no tendría sentido, así que vamos a imaginarlo todo.
Argamasa y Galaxio se hicieron famosos en todas las, digamos, "tribus" y pueblos de esos tiempos. De mayor, Argamasa pintó en piedras de todos los tamaños y formas a otros dinosaurios que siguieron encontrando en esas tierras. Arga había convertido a su aldea en un lugar muy famoso y visitado por todo tipo de seres, habitantes y microorganismos. Desde entonces hasta la eternidad fue inmensamente feliz. Fue la pintora más popular, famosa y fundamentosa de todos los tiempos de épocas que nunca han sido conocidas.
Miles de siglos más tarde, en estos nuestros tiempos ultra-modernos que no paran, unos expeólogos  y unos submarinistas margulladores encontraron por casualidad unos dibujos de varios colores, formas y dimensiones sumergidos en unas charcas de La Cueva de Los Verdes, en Lanzarote. Allí, se montó la de San Quintín y, desde entonces, siguen discutiendo por móvil y por carta que si los dinosaurios vivían o no junto a las personas o no. Como no se leyeron este cuento, siguen discutiendo y haciéndole tantas pruebas a las piedras que ya las tienen desgastadas.
Lo que no saben es que de esas hay por el mundo entero, ya que la Niña Argamasa fue tan famosa y querida que la imitaron pintando machangos con escafandras, gorros y sombreros, ojos enormes, etc. Esos niños de aquellos tiempos súper-remotos tenían igual o más imaginación que ahora y, ¡claro! Me parece a mí que se pasaron de la raya y ahora los científicos no se aclaran.
Es curioso, niños, niñas y mayores, pero hoy en día se emplea una palabra llamada argamasa para trabajos de escayola y demás. La misma palabra, significaba hace muchos años "lugar público". Debía ser como una plaza o un parque hoy en día.
Y colorín, colorado, este cuento se nos ha acabado.

CGFL. 2014.

Entrada destacada

Suzi 4, The Rolling Stones and Totalitarism.

Last September, I was looking for some good music to listen to, when I heard something I was fascinated for: What it was? It sounded like...