Los derechos del pasajero.

Recientemente, leía unas publicaciones antiguas de la Comunidad Europea sobre los derechos y deberes del pasajero.
Dejando de lado los sucesos de índole morbosa y las catástrofes, ¿hemos ganado o perdido derechos? Indudablemente, lo segundo.
Comentaba una amiga el otro día conmigo, que había hecho un viaje astral hacia un lugar cercano a donde me encuentro ahora. Después de pensarlo sin darle importancia al hecho, me pregunté si eso era legal o no.
Me parece injusto. Unos pasajeros estamos pagando seguros, sobrepeso de equipaje, billetes por mar y aire que nos salen un ojo de la cara y luego ¿hay gente que se dedica a viajar astralmente? Me parece una competencia desleal por parte de las empresas que les enseñan a viajar así.
Ya había tenido estas discusiones con los que realizan viajes 3D o vía Google Maps, pero lo del Viaje Astral me parece ya de un irreverente total, junto con lo de las brujas con aspiradoras y escobas. También ocurre lo mismo con diabletes -no diabetes, que esa no vuela- y con dioses mitológicos alados, además de las hadas, de las que se discute su existencia, sí, pero ellas también utilizan el Espacio Aéreo junto al Peter Pan ese.
¿Por qué el organismo AENA y las Agencias internacionales de viaje no regulan estas situaciones en la que la mayoría de los consumidores quedamos desamparados?
Otro caso de abuso más flagrangte si cabe: los ángeles, los Reyes Magos y Sta. Klaus en invierno. No está nada regulado y siguen usando servicios irregulares (por no meterme directamente con ellos y decir que son ilegales) y no pagan nada en tasas ni de navegación aérea ni de ningún tipo.
El defensor de los consumidores, Facua, la UE y otros organismos siguen haciendo caso omiso a personas como nosotros-as y nuestros hijos-as.
También, se me olvidaba el servicio que las palomas y otras aves realizan transportando de forma gratis granos en sus patas y el Espíritu Santo, que vuela medio transformado en Paloma Santa, medio no sé sabe cómo. Todo esto debería estar muy regulado con la crisis que hay.
Además, recordemos a la Madre Naturaleza y a los bicharracos tan queridos nuestros como son la pardela canaria, el halcón peninsular y otras aves en peligro de extinción. Si estos nuevos mequetrefes que van por lo privado llegase a tocar a nuestros pájaros de siempre, no sé ni cómo reaccionaría. Tampoco sabemos si los rayos y ondas de los móviles afectan a los ángeles (buenos, malos o regulares), pero mejor lo dejamos para otro blog a ver si la gente opina algo y se queja.
Espero que alguien se haga responsable y multe a toda esta gente visible o invisible.

Entradas populares de este blog

El Decamerón de Boccaccio más alegre. Diferencias con Chaucer.

POESÍA: CLOTILDE ROMÁN, POETA DE TODOS.

No Cantes Victoria.