13 de octubre de 2014

Las Tarjetas en Gris de CajaMadrid.

Ayer estuve echando un vistazo a dos de los extractos de sendas personas, al azar, en el periódico El País del día 12 de octubre de 2014.
La primera de ellas no era la del típico estafador o defraudador normal que me esperaba ver a través de sus extractos de cuenta bancaria:
Lo primero que me llamó la atención fue que siempre iba al mismo bar (que prefiero no nombrar para preservar el anonimato del local). Pensé que los de ese lugar debían estar encantados con tal personaje, pues aparecía casi a diario y, a veces, varias veces al día, con unas buenas consumiciones. Al día siguiente, lo mismo y, exceptuando un par de restaurantes de otra cadena y algún que otro de autopista, siempre salía ese, el de "El Bar Pepita", pongamos por ejemplo. La tal Pepita y sus empleados debían conocer al señorito como cliente habitual y bueno, ya se deduce el resto: todos contentos. Comparándolo con otros elementos de esta estafa, casi ninguno de ellos frecuentaba ningún bar cualesquiera ni con tanta asiduidad. Éste sí, casi como si fuese su segunda casa. Al menos, una empresa PYME salió beneficiada...
Otro dato que me llamó mucho la atención fue que más de dos veces al mes se gastaba el dinero de la tarjeta en buenos libros (lo menciono por el precio de éstos) y también en una conocida cadena que reparte libros y cedés a domicilio con insistencia. También a ellos les compraba libros y discos, además de las adquisiciones muy habituales en esas librerías por parte del señor en cuestión. Me pregunto qué tipo de libros compraría y dónde los iría leyendo, si tendría tiempo y si también los regalaría.
Es alguien culto, al menos, o eso parece, pues frecuentar una librería y comprar a los que van tocando las puertas de casa (ahora que las familias apenas pueden afrontar ese tipo de gastos extra de forma mensual y directa -debe ser un número determinado de libros y discos mínimo durante un mínimo de tiempo-) no es algo que sea característico de esos personajillos.
Por último, un tercer rasgo característico de esta persona tan peculiar es la de acudir a una tienda de instrumentos musicales, adquirir un instrumento o varios (no se especifica) y luego acudir varias veces más tarde para no sé sabe qué -esto, si los datos ofrecidos por El País son verídicos al cien por cien-. No vaya a ser, que en vez de instrumentos musicales fueran móviles nuevos para toda la familia, incluida la abuela... O materiales de un sex-shop. Quiero pensar que no.
Al ser una tienda especializada en música, este sujeto tocaba el organillo, lo reparaba y compraba sus altavoces y sus libros para tocarlo. Parece ser que era un tío culto o intentaba serlo, hablando en plata.
Miren ustedes, pues no me parece tan grave como el que está de parranda todo el santo día y riéndose del resto de la peña y de España. Este hombre se gastaba grandes sumas de dinero en libros y en música (y repetía varias veces). Al menos, "no hay mal que por bien ajeno no venga"; y sacó su parte buena en cultura y cultura musical con tantos libros ¿y qué instrumento compraría? No se sabe. Ojalá hubiera sido un buen piano o un violín ¿Tal vez una guitarra eléctrica?
A pesar de todo lo escrito, que quede claro que no estoy justificando de manera alguna la actuación de semejante tropa. Si se devuelve ese dinero, pienso que también deberían hacerlo con intereses, como cuando se obtiene una tarjeta de crédito de cualquier banco ¿Opiniones?

Entrada destacada

Suzi 4, The Rolling Stones and Totalitarism.

Last September, I was looking for some good music to listen to, when I heard something I was fascinated for: What it was? It sounded like...