Libre Mercado. "Podemos; Talla 58".

He leído y visto algunas encuestas, noticias y tertulias que han tenido lugar con Pablo Iglesias, del Partido "Podemos", ya que han sido varios los rumores sobre el nuevo político.
El resto, han sido otras personas que me han forzado con la curiosidad surgida de una noticia falsa y alarmista que rezaba cosas que me parecían atípicas de ese nuevo partido político.
La penúltima vez, al escuchar una de las tertulias y, al ver a otros personajes arremetiendo contra Pablo Iglesias y viendo cómo se defiende con holgura de acusaciones injustas, de mentiras, de patrañas e incluso noticias totalmente inventadas en laboratorios informativos (que conste que pillé una de esas muy elaboradas en las que hacían un descarado 'corta y pega': Jordi Ébole preguntaba algo, mientras que Pablo Iglesias repetía "me mola" o algo similar que no venía a cuento y conseguían asustar al televidente). Debería estar prohibido hacerlo sin advertir antes: "Este programa está manipulado, recortado y no es objetivo".
No soy afín ni simpatizo con "Podemos". Ahora me explicaré mejor:
Cuando me aconsejan que mire algo que intuyo 'aparentemente falso o manipulado por Internet', en primer lugar busco la fuente. Luego, comparo, comparo y sigo descartando hasta ver si coincide la fotocopia con el original: Nunca suele ser así.
Al final son unas 3 horas y media de día perdido. Me quedo como estoy y no satisfago mi curiosidad.
Hoy fue un debate entre Pablo Iglesias y Juan Fernando López Aguilar en Bruselas, con estudiantes muy bien preparados de intercambio Erasmus que acudían como público. Se me hizo muy corto, comparado con otras veces.

El quid de la cuestión, analizando muy de soslayo a Iglesias y Podemos es no satanizar al Mercado, ni tampoco a los minibancos y pequeñas entidades. Parece que todos le echasen la soga al cuello a todos y cada uno de los banqueros más corrientes: no lo veo así. Son los de Alto Cargo y Estirpe los que nos han llevado a esta situación, no los ejecutivos de todos los días, los del cafetín de siempre -aunque reconozco que sí hay mucha "puerta giratoria" en todos los lados-. Son los economistas de élite y sus secuaces. Y siguen bien, bien ricos, sanos, riéndose y con ganas de más jaleo. Además, les encanta tal juego.Desde que el ser humano o el hombre es consciente, han existido los mercados -había escrito los mercaderes en la entrada anterior y lo he borrado porque lleva a confusión-. Sería largo describir todo el proceso que nos llevó a un mercado libre, pero cuidado porque digo libre, no codiciado, menos manipulado y más participativo (la antítesis del actual). Espero que esto se comprenda. Tampoco es el mercado caótico que se nos dibuja en tiempos bíblicos, ni tampoco el del medievo o el Renacentista burgués que de los gremios siguió creando lo que ahora serían las Pequeñas y Medianas Empresas -PYMES-. Lo burgués o la burguesía: otras palabras estigmatizadas, cuando que eran la libertad frente a la nobleza y al clero en el medievo. Parece que se nos olvida la separación de los tres poderes después y durante las Revoluciones de la Ilustración, de las Monarquías Absolutistas y la llegada de la Democracia (con mayúsculas, porque se trata de restablecer la democracia y vencer a la dictadura del tipo que sea).
Si los mercaderes, el intercambio de bienes y el préstamo de cosas: sal, monedas, útiles o utensilios, libros, ganado, piedras preciosas, herramientas, materias básicas de consumo, joyas, ropa, muebles muebles e inmuebles... nos demuestran en los museos de todo el mundo que fueron parte de nuestro desarrollo como humanos, ¿por qué afirmar que NO somos seres consumidores y consumistas si no podemos vivir del aire? Somos consumidores, reparadores, admiramos la materia, vivimos por lo material, nos gusta comprar, vender y cambiar y no sé -pues no soy economista- puede que el intercambio de objetos sea como el de palabras o signos, innato. No significa que sea necesario del todo, pero sí muy complementario al vivir en sociedad, si no imprescindible. También se puede ser más o menos altruista, más o menos espiritual o no. Una cosa no quita la otra. Es empecinarse en lo que no es, anquilosarse y no ceder ante los cambios.

Distanciándome de lo expuesto, lo que sí es cierto es que deberíamos desechar las ideas anti-consumistas (las ilógicas) y seguir luchando. Nunca es tarde... Además, seguir ahorrando lo que se pueda, con el fin de poder adquirir algo, de poder regalar cosas a nuestros seres queridos (de forma no-intrusiva) y de forma lo más amable y cuidadamente que se pueda para seguir yendo a más y mejor.

Es por todo ello que el sistema capitalista en sí no es malo: Está falto de ética y moral el medio que se emplea para llevar a cabo la compra-venta y las miles de transacciones que el Capitalismo Ultramoderno y Autárquico demanda. Con tan solo rebajar, limitar y humanizar sin hacerlo 'comunista' sino 'commonwealthista' -sistema mucho menos agresivo y más participativo- ese Hiper-Capitalismo de talla 34 cambiaría a otro de tallas XXXL. Conseguiríamos grandes logros de Mercado Libre y Competitivo (como cuando otros mercadillos de calidad competían con una o dos grandes cadenas muy conocidas y poderosas, aunque no sea un buen ejemplo... Pero podían hacerlo y un par de sobretodos estaban a 1500 ptas., mientras que en el más caro y oportunista estaban a 4500 ptas. por la fama y por la tontería, siendo de una calidad similar. Creo, sin conocimientos profundos de Economía ni de Libre Competitividad, que se podría abrir la Economía como la concha de un bibalbo y volver a replantearse esta locura de Economía para Lobos de Élite que se comen tranquilamente a la Clase Media y Baja como a un gofio. A por ellos, a por los malos, que nadie les ha dado nunca jamás tantos derechos. Recordemos lo de la Carta Magna: "El poder emana del Pueblo". Y, en contraste, el Régimen Antiguo: "Todo para el pueblo, pero sin el pueblo". Si al menos fuera para el pueblo, bienvenido fuera, pero tampoco cuaja. Entonces, ¿sería mejor un Nuevo Mercantilismo Postmoderno y más liberal en el sentido de que respetara los Derechos Humanos y los de Libre Competencia?
Dicen los expertos que no, pero ¿qué opinan los sabios de esto?

Entradas populares de este blog

El Decamerón de Boccaccio más alegre. Diferencias con Chaucer.

POESÍA: CLOTILDE ROMÁN, POETA DE TODOS.

No Cantes Victoria.