Poemas: "Nuevos Aires Puriburi".

Cansado ya de oír noticias sensacionalistas, fines del mundo que son cataclismos individuales o regionales, pero que no nos llevan a nada, he vuelto a la poesía como método y forma de protesta, escape, hermandad para con mis semejantes, etc.

Con "Nuevos Aires Puriburi" quiero expresar la desgana y el cansancio que siento al escuchar de mucha gente mayor una gran cantidad de críticas negativas hacia todo lo que no es de su mismo signo y de su "misión cristiana evangelizadora" (situándome yo como simple y sencillo creyente de base, cual las pizzas).



A los creyentes los tupen,
Con sermones y monsergas,
Que si es esto o lo otro,
Qué es lo correcto, qué no:
Este es el Papa, ésta es la Virgen,
Este es el Santo verdadero.

El sexo, la muerte, el pecado,
Es esto, aquéllo y lo otro,
Más las Vírgenes de moda,
Y son paganos aquéllos,
¡Hacen ésto, hacen lo otro!
Pues como Cristo bien dijo:
Mírate la viga del ojo.

A los ateos, a veces,
Que ni resoplan, ni crujen,
Tanto monta, monta tanto,
Mejor nos metemos con éste.
Y amén Jesús, cruces hacen.

Si rezas, porque rezas, y si no, hazlo por esto.
La ciencia, que no cura  pero inventa.
Las conductas, reprimidas.
La amargura que te imponen,
continúa, longa la lista,
¡Ay Dios! Que sí lo digo bien alto,
Y rezo, dientes afuera,
Este ser animalado,
Recibirá a mi señor, ¡qué caballero!
Caballero vigilante, de la vida ajena.
Que yo sepa, ni Jesús, ni Dios,
Se meten con lo que piensas,
Si haces o no haces; si acudes a un templo.
Si llevas o no llevas, si vales o no vales:
Da igual, es mi Conciencia.
Veo el fondo, cristalino, con cacharros al fondo.

Amarás a Dios... Y a tu prójimo,
Es la nueva ley de Dios.
Se olvidan, y se olvidaron,
De que Dios es más grande,
Que un fotón, milésima de pensamiento.

Oro al Padre, al panadero, a la persona oportuna,
Oro al hijo de mis semejantes, o a la paz que tiene único semblante,
Oro y rezo porque el mañana, sea mejor que el ayer, porque todos y yo,
Sigamos vivos y:
Quien quiera creer, que crea,
Quien no, que no lo haga,
Que quien lo haga, lo haga sin cargas,
Que quien trabaje lo haga a gusto y quien no, no pase hambres.
Porque la vieja biblia se acabó, y las penurias no son de este mundo,
Porque Cristo vino a bendecir, liberar, salvar, sanar, animar, defender y
no a ofender, maldecir, criticar, señalar, apedrear, sermonear porque sí o a balbucear.
Y porque las palabras en Él sobran, de esos espantos estoy curado y soy libre.
Amén, Jesús afirmo, como lanza.






Entradas populares de este blog

El Decamerón de Boccaccio más alegre. Diferencias con Chaucer.

POESÍA: CLOTILDE ROMÁN, POETA DE TODOS.

No Cantes Victoria.