1 de agosto de 2016

Serie ¿Qué fue de...? Clara

En esta nueva serie sobre letras de cantautores, hablaremos hoy sobre la desdichada pero súper famosa Clara, que no trata de Clara Campoamor, sino una tal Clara, de una canción muy triste y abnegada, con altas dosis de melancolía facilona y altamente contagiosa si se escucha varias veces.
La letra explica que Clara era una chica joven, drogadicta y enferma que un día se inyecta una sobredosis y fallece en solitario.
Clara, que yo sepa, es una triunfadora nata, algo solitaria cuando trabaja en grupo, pero nada adicta ni a las drogas (ni a la cafeína siquiera). Tampoco bebe alcohol y siempre ha rechazado hábitos como el tabaco de forma social o individual. De hecho, se la ha tratado siempre muy mal por reivindicarse a sí misma como sana, ligera y de cuerpo con formas curvas, pero no demasiado delgadas. Clara era una chica muy servicial, alegre y competitiva y, por esa razón, fue la gran envidiada desde el primer día en la oficina, pues quería trabajar en un buen cargo y así lo había hecho con muy poca ayuda y con muchas ganas.
Cuando tuvo aquellas dos rupturas con su ex-jefe y con su novia, fue tildada de borracha y de melancólica, pero eso no daba derecho a que fuera observada en aquel bar de comida rápida cuando iba a comprar los menús en coche, y que por comprar tantos bollos dijeran que era porque necesitaba azúcar.
Jamás fumó marihuana; tan sólo la probó. Luego, por irse de copas aquella noche ya le empezó su cadena de mobbing y mala fama.
De todo el cancionero español moderno, ésta es la canción más repelente y vomitiva.
Clara se volvió huraña, repelente, astuta e inmensamente rica. Amasó una gran fortuna y, ya a mediados de los noventa, poseía varios apartamentos, pisos, coches de lujo, cuentas bancarias aquí y allende las fronteras. Salía en una de las fotos de la Revista Forges y sigue siendo una de las mujeres más millonarias, pero en el amor es un desastre. Después de dejar el vicio de la lectura compulsiva, la hípica y el golf, volvió a invertir en bolsa y a vestir de traje y chaqueta.
Hoy en día, se la puede ver, pero no tocar.

Entrada destacada

Suzi 4, The Rolling Stones and Totalitarism.

Last September, I was looking for some good music to listen to, when I heard something I was fascinated for: What it was? It sounded like...