Cuentos Sin Rumbo.

El Ratoncito Pérez Se Entera De La Caída Del Diente De La Niña Guapa de Canena

Érase una vez, una niña muy guapa y buena que vivía en Canena (Jaén), que había perdido un diente.
El Ratoncito Pérez, que estaba de vacaciones en los Fiordos Noruegos se enteró y cogió el primer avión hasta Sevilla lo más rápido que pudo. Como era muy bueno, sacó su dinero ahorrado en la alcancía para dárselo a la niña.
Dando saltitos, se montó en el autobús de Sevilla a Jaén y, en muy poco tiempo, llegó a casa de la chiquitina. Le vino bien llegar de noche. Entró por una rendija, se coló y le dejó su dinerito a la niña.
Y colorín, colorado, en Colorado (Estados Unidos) ¡ni se han enterado!

Entradas populares de este blog

El Decamerón de Boccaccio más alegre. Diferencias con Chaucer.

POESÍA: CLOTILDE ROMÁN, POETA DE TODOS.

No Cantes Victoria.