1ª Parte: La Música Clásica: Alter Ars.

Se suele concebir a la música clásica como a la representación de lo establecido, de las normas y del arte más formal. También, se generaliza y se piensa que es una música elitista para clases medias y, en nuestro país, para clases más bien medias y tendiendo a altas, ya que las entradas para los conciertos y determinado tipo de expresiones culturales están siendo atacadas por el famoso IVA Cultural y, si no, por tanta burocracia impuesta desde fuera del Mundo del Arte (con mayúsculas, ya que no debería ser dependiente ni de nada ni de nadie).
Pues bien, tal y como está el mundo de la Música, para mí resulta más bien un aliciente para escucharla, disfrutarla, difundirla y hasta explicarla para los que no la conocen (con formato y estilo de "Clásicos Populares", tal y como lo hiciera el gran maestro Fernando Argenta con su público infantil y de todas las edades).
La Música Clásica hoy por hoy, es una forma de rebeldía, un Alter Ars u otra clase de arte alternativo (una contracultura) ante lo established; "lo establecido por norma u obligación", ya que sólo el Rap y algunas músicas postModernas luchan contra lo establecido y las normas nuevas y viejas, pero lo hacen siempre intentando entrar en el márketing como sea, mientras que las sintonías clásicas -hechas para causas sociales o de forma altruista-  se generan de forma no tan dirigida a lo monetario. Si lo hacen, es de forma siempre parecida, no variando mucho los precios.
La Música de cámara, la Musica Antiqua, es más selecta todavía y se realiza un Concierto especial para Clave una vez al año o una vez cada dos años, en un lugar lejano de Europa o fuera y con un aforo para muy pocas personas.
Algunas óperas, zarzuelas, conciertos y obras surrealistas, son más críticas que un rock-and-roll fuerte que nos deje zumbados de tantos decibelios. Además, las clases sociales que manejan el cotarro, siempre suponen que se les responda con la misma música siempre, no con alguna pieza clásica.
Aquí, adjunto un enlace del clavicordista Wim Winters, que actualmente trabaja en un projecto de grabaciones AUTÉNTICAS para clavicordio en Bélgica y que incluso tiene colegas en Vigo, España para poder llevar a cabo una de las misiones más imposibles que hay: fundar él solito (con algunas ayudas como he dicho) una compañía de grabación de calidad.
El sonido del clave o clavicordio les parecerá rancio si no les gusta, pero es que este hombre toca algunas piezas que no se han llevado al clave aún, como ésta de Schubert. Además, trata todas las de la época y lo hace con un encanto y una pasión que brillan en el alma. Si pueden y quieren, suscríbanse a su página de Youtube.
 
Wim Winters. J. S. Bach. Preludio y Fuga en La mayor, BWV 856 (WKI)

N.B.: Existe en la Cadena SER, un programa que versa sobre ópera llamado "Play Ópera", realizado
en conjunto con el Liceo de Barcelona:          Play Ópera, Cadena SER

Entradas populares de este blog

El Decamerón de Boccaccio más alegre. Diferencias con Chaucer.

POESÍA: CLOTILDE ROMÁN, POETA DE TODOS.

No Cantes Victoria.